De ecología y valore$

Estero en las inmediaciones de la playa el Medano

La naturaleza nos provee de todo lo que necesitamos
y nos empeñamos en terminar con ella.

“La ecología no está ni a la izquierda, ni a la derecha sino que va por delante”. (Fundación verdes Alemanes)

condenarro

La conservación de nuestro entorno, la protección de la naturaleza, fuente de vida y de economía, en particular para los que vivimos en Los Cabos, aún cuando la realidad es que es mundial es un patrimonio del planeta. La naturaleza nos provee de todo lo que necesitamos y nos empeñamos en terminar con ella. En fin, por ello y dado que desde hace 24 años que empecé a escribir en medios informativos en Los Cabos y desde hace 5, cuando Víctor Paz da vida a este proyecto de Tierra Pericue, no hemos dejado de trabajar en Pro de la conservación, en defender la biodiversidad que la naturaleza destinó en este girón peninsular. A partir del presente ensayito, procuraremos darle otro enfoque a la conservación, vamos, todos estamos preocupados por lo que suceda en Cabo Pulmo, en la Sierra La Laguna, en los humedales de BCS y todo, de una u otra forma se relaciona invariable y directamente en los conceptos de “Ecología Económica” y “Política Ecológica” que iremos desglosando y consultando con expertos; mientras, tomaré un poco lo de Cabo Pulmo y lo que sucede o parece sucederá en BCS y sobre lo que hemos escrito y mostrado en las gráficas de Víctor Paz los últimos cinco años en este espacio: Tierra Pericue.

El suplemento La Jornada Ecológica de Abril del presente año, apareció con información muy interesante sobre los servicios que la naturaleza nos brinda, apunta en uno de sus artículos: “En enero de 1972, el gobierno mexicano creó la primer área marina protegida del mundo (AMP) para proteger específicamente a los cetáceos: laguna Ojo de Liebre, en el extremo norte del estado de Baja California Sur. En 1979-1980 se extendió la protección a las lagunas San Ignacio y Guerrero Negro. Y en 1988, todo este complejo de lagunas fue oficialmente designado como Reserva de la Biosfera de El Vizcaíno. La legislación que prohíbe el acoso, la captura, el daño físico y la caza de ballenas se promulgó en 1983. En 1993, le fue conferido el estatus de Patrimonio Mundial a esa reserva por la UNESCO”. (La Jornada Ecológica 31-III-2014)

Anuncio de la reserva de la biosfera Sierra la Laguna

A partir de ese interés y de la visión de lo que los recursos naturales representan en realidad en la economía regional, se crearon Áreas Naturales Protegidas. Actualmente BCS es de los estados con mayor territorio protegido, en sus justas proporciones geográficas y de densidad, se cuenta con las reservas de la biósfera de el Vizcaíno y la Sierra La Laguna y Complejo Lagunar ojo de Liebre; Áreas Protegidas de Flora y Fauna como la Bahía de Cabo San Lucas y Balandra; y todas las Islas del Mar de Cortés, el Parque Nacional Cabo Pulmo y Bahía de Loreto y el Refugio Natural Cuenca y Estero de San José, y dejamos al margen todos los sistemas RAMSAR sudcalifornianos (11 en total), bajo protección de dicho convenio internacional. Estas áreas, que representan el principal atractivo natural turístico y por ende el mayor generador de PIB en Baja California Sur, son objeto de atención por grandes consorcios trasnacionales, entre mineros, desarrolladores turísticos y habitacionales, e incluso de manufactura, por el coste-riesgo-beneficio de invertir en la región. Es en este renglón donde la Ecología Económica y la Política Ecológica me ayudarán a exponer las inquietudes que por mi naturaleza se crean; y no se crean: ¡son muchas! La paradoja del interés de conservar destruyendo...

Durante las últimas tres décadas el crecimiento en infraestructura turística y urbana reflejan una afectación de gran magnitud al entorno sudcaliforniano con especial repercusión en el Sur de la entidad (importante número de especies de flora y fauna endémica). Se comprende que es una consecuencia lógica del desarrollo humano, urbano y económico, sin embargo, el precio que paga la naturaleza, sin recibir beneficio alguno en reciprocidad convergerá, inminentemente, en la desaparición paulatina de esos recursos naturales que se convierten en no renovables por la falta de espacios adecuados para su conservación; la ausencia de una ecología económica.

Vista aérea de Cabo Pulmo

El proyecto de Cabo Dorado, que por cierto querrán colgarse todos los pre-candidatos, de todos los partidos, del hecho que hayan abierto a consulta pública la propuesta (Documento del resumen Ejecutivo del proyecto) en la página: http://tramites.semarnat.gob.mx/index.php/consulta-tu-tramite, ingresando con el código de bitácora: 09/MG-0077/03/14 (que podremos abordar y desglosar en otras entregas). Lo mismo que la insistencia en la minería a cielo abierto y todo lo que se relacione con grandes inversiones en “bien del progreso” debieran sujetarse a un análisis mediante el uso adecuado del razonamiento y el concepto de sustentabilidad, tomando como base los principios de Ecología Económica (EE) y que ha creado todo un movimiento socioeconómico que si bien data del S. XIX en sus orígenes es hasta fines del XX cuando el Europa, Rusia y EUA les interesa, no tanto por cuidar al planeta, sino por mantener y en exclusiva un estatus de poder total, global, si se quiere ser radical.

Es en este punto donde la economía ecológica choca con a economía convencional comparto el concepto básico: Con esta separación la economía convencional, tras un largo y complejo proceso, acabaría configurándose como una máquina atemporal, reversible (sin cambios cualitativos), de crecimiento cíclico y perpetuo (el dinero puede crecer al infinito, lo material no) centrada en los valores de cambio (y en una correspondiente entelequia denominada utilidad) sin referencia ya al limitante mundo físico y abstrayéndose igualmente del mundo social pues se redujo la sociedad al individuo y éste a una ficción denominada homoeconomicus, en esencia una máquina codiciosa y egoísta. En los manuales de economía se representa como un simple esquema circular de flujos entre empresas e individuos... Según ciertos autores de la EE, la percepción del fracaso de la idea de crecimiento derivada de la crisis social y ambiental, provocó la proliferación de etiquetas que simulan afrontarla mientras encubren las prácticas usuales. Es el caso del término desarrollo sostenible criticado como vago (múltiples significados), hipócrita (usado para promover actividades insostenibles) y contradictorio (ignora los límites sociales y biofísicos al crecimiento o focaliza cuestiones erróneas).  (Wikipedia; Economía Ecológica).

Bueno, como es el primero de la serie que estaremos compartiendo, yo en textos y Víctor con sus imágenes y textos, espero no llegar a decir que el destino turístico de Los Cabos murió por causas naturales: “ a manos del humano urbano $oSiopata naturalmente”, y seguir como pobres locos peligrosos irreverentes, irrelevantes, irremediables pero irresistibles y reales prófugos de la injusticia que naturalmente no existiría... 

No comments:

Post a Comment