De ecología y epistemología

Ejidatarios Ribereños Pro Cabo Dorado increpan al enmascarado de plata durante la consulta publica realizada el pasado Jueves 8 de Mayo en San José del Cabo

Viernes 9 de Mayo de 2014
San José del Cabo BCS

En tanto que la lucha por la verdad "salva" a la realidad de la destrucción, la verdad empeña y compromete la existencia humana. Es el proyecto esencialmente humano. Si el hombre ha aprendido a ver y saber lo que realmente es, actuará de acuerdo con la verdad. La epistemología es en sí misma ética, y la ética es epistemología.
-Herbert Marcuse

condenarro

Para empezar, la epistemología es el estudio del conocimiento; la rama de la filosofía, cuyo objeto es tal. Por lo tanto, se ocupa de problemas tales como las circunstancias históricas, psicológicas y sociológicas que llevan a la obtención del conocimiento, y los criterios por los cuales se le justifica o invalida, así como la definición clara y precisa de los conceptos epistémicos más usuales, tales como verdad, objetividad, realidad o justificación. Sus principales problemas son dos; el general y el que se refiere a las diferentes ciencias. El verdadero problema es cuando se confrontan la parte teórica con la experimental. Como en el caso del tema ecológico. Según la definición del DRAE; ecología. (De eco-1 y -logia). 1. f. Ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno. 2. f. Parte de la sociología que estudia la relación entre los grupos humanos y su ambiente, tanto físico como social. 3. f. Defensa y protección de la naturaleza y del medio ambiente.

El hijo del Santo encarando a Raúl Arriaga
después de que este último lo insultara

En el punto de encuentro entre la epistemología de cada una de las teorías y lo experimental, en el caso, por ejemplo de Cabo Dorado, es que ambas partes tienen su razón, tanto el inversionista, como los conservacionistas (ecologistas, ambientalistas, ONG’s, metiches y científicos). Los conceptos chocan, se crean conflictos de intereses que se transfieren a lo que se define como Ecología Política. De la Ecología Económica, medio nos ocupamos en el artículo anterior, y las conjuntaremos en algún otro artículo, al igual que la Ecología Humana, como conceptos y movimientos sociales.

La economía política se interesa por el homo economicus, el hombre abstracto dividido en funciones económicas, y por las relaciones de intercambios sociales. La economía política empieza donde terminan la cooperación y la reciprocidad. La ecología política sin embargo se interesa por el homo ecologicus, el hombre concreto inmerso en su medio ecológico, y por las pequeñas comunidades. Hasta ese punto es donde se desechan la actividad y el cálculo económico. Desde el punto de vista teórico es la capacidad de todo ser humano de dar sentido a sus formas de coexistencia y decidir sobre la organización de los humanos entre ellos y con el medioambiente. En sentido práctico, es la participación responsable de cada ciudadano y de las comunidades, en la orientación y realización de una sociedad sustentable. Problema: organización equitativa y de común acuerdo entre humanos, cuando hay encuentro de intere$e$.

Ejidatarios Ribereños Pro Cabo Dorado increpan al enmascarado de plata durante la consulta publica realizada el pasado Jueves 8 de Mayo en San José del Cabo

Los Cabos, en lo particular y cortito, ha sido, es y seguirá siendo no sólo testigo, sino víctima de esta realidad. Sin menospreciar la inversión privada que ha generado “el progreso económico” de la región, también es triste la podredumbre de la naturaleza original de la zona. Claro ejemplo que ya pasa desapercibido, es el paisaje que ofrece el corredor turístico CSL-SJC o vice versa. Antes veíamos, apreciábamos, disfrutábamos cactáceas, torotes, choyas, pitahayas y de un azul intenso, cobalto, a un verde esmeralda, según la temperatura del agua, ballenas entre noviembre y abril, delfines, mantarrayas, etc., etc., etc., ahora vemos muros simulados con palmas importadas, trazos de campos de golf y tejas de residencias, ¡ah!, impresionantes hoteles de lujo.

La ecología es política porque apunta directamente a resolver en conjuntos los problemas que atañen a la coexistencia. Es política, en consecuencia, porque supone la participación de todos para resolver estos problemas. En nuestro caso, la política es ecológica sólo en campañas políticas y de atracción de inversión que terminará por acabar con la ecología, con la política y con el futuro económico de la región... todo por servir se acaba y acaba por no servir, dice el adagio.

En el caso de Cabo Dorado y contando con el estudio que hicieran los científicos y que presentaron durante el foro sobre dicho megadesarrollo, esperemos que sirva de algo y no sólo de máscara; la política ecológica, más no la ecología política, en México no se ha distinguido por valorar sus riquezas naturales, y sí interpretar el término “recurso”.

Autoridades durante la sesión publica de Cabo Dorado.

Según el DRAE, recurso: (Del lat. recursus): 1. m. Acción y efecto de recurrir. 2. m. Medio de cualquier clase que, en caso de necesidad, sirve para conseguir lo que se pretende. 3. m. Vuelta o retorno de algo al lugar de donde salió. 4. m. Memorial, solicitud, petición por escrito. 5. m. Der. En los procesos judiciales, petición motivada dirigida a un órgano jurisdiccional para que dicte una resolución que sustituya a otra que se impugna. 6. m. pl. Bienes, medios de subsistencia. 7. m. pl. Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. Recursos naturales, hidráulicos, forestales, económicos, humanos. 8. m. pl. Expedientes, arbitrios para salir airoso de una empresa.

O bien, más específicamente, recursos naturales, de los que hay renovables y no renovables, el conflicto existe en no saber distinguirlos, por lo tanto y por lo mismo, naturalmente se van acabando, mientras, yo me reitero, naturalmente, como un pobre loco peligrosos irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia que la política ecológica le significa a la ecología política.

“(...) La tierra es un bien irremplazable, un fluido feliz, un toque absorto. Como una tentación sin precedentes hecha a la vez de ardor y de renuncia. Una inmersión gustosa, un filtro lento”.
-Juan Gil Albert

No comments:

Post a Comment